DEL APERITIVO A LA PICADA

Actualizado: may 28

De Hipócrates a los gauchos, un paseo por la tradición de las picadas como elemento gastronómico que en la actualidad pasó de ser un simple complemento para convertirse en una lucìda combinación de sabores, colores y texturas.


Dice la historia que Hipócrates creó una bebida a base de vino con ajenjo y otras hierbas que utilizaba para abrir el apetito, unos cuantos siglos después, en Turín, se creó el vermut adquiriendo la costumbre de beberlo antes de la comida para estimular el apetito y de ahí su nombre original "el aperitivo" pero no fue hasta el siglo XIX cuando se le agregaron algunos alimentos, ya no sólo bebida, y se convirtió en costumbre tomar el aperitivo antes de las comidas.

España, Francia y el resto de Europa lo adoptaron enseguida y de ahí a América, es solo una pieza más del legado de nuestros inmigrantes fundadores. La gran pregunta es, ¿Cómo el aperitivo o la tapa cambian de nombre para llamarse “picada” al cruzar el charco? ¿De dónde sale el término?

Es tan simple que no se cree: de las gallinitas –en esa época caseras todas- que con su pico “picoteaban” la comida, porque la picada o el picoteo, no es sentarse a comer en una mesa puesta un plato de comida, es sólo ingerir pequeñas cantidades antes de la comida, haciendo alusión al degustar del animalillo de pico.

Ahora bien, la tradición del asado enriquece y suma elementos a la costumbre del aperitivo : bien es sabido que un buen asado requiere su tiempo y mientras se hace, nada mejor que una picada para ir amortizando el hambre sin agotarlo. Al mismo tiempo, mientras se termina de asar la carne, se van sacando chorizos, morcillas y achuras, se comparten en tablas que vendrían siendo “para picar”.


El tiempo siguió pasando y las costumbres teniendo sus vertientes, antes que después comenzó la costumbre de juntarse solo para una picada, ya no antes de la comida, sino que la picada es la comida que vamos a ingerir, nos juntamos a “picar algo” con alguna bebida, alcohólica o no. La creatividad de los oferentes hizo que las picadas se convirtieran en obras de arte gastronómico compitiendo en formas, colores y sabores.


Dejaron de ser tablas y bowls con comida cortada, para convertirse en platos muy elaborados y bien presentados, agregando nuevas variantes a la tradicional tabla de quesos y fiambres- que dicho sea de paso – sigue teniendo su gran valor cultural y gastronómico .


Zoì competía en el estándar de innovación con su vertiente de picadas saludables y fuera de lo tradicional, todos los ingredientes eran elaborados especialmente para la picada, convirtiendo sus platos más tradicionales en platos para compartir. Agrandó o el strombolli, por ejemplo y lo convirtió en una versión gigante que se sirve en rebanadas, acortó las brochetas para que sean individuales , le cambio la forma a la ensalada israelí y el resto – dips, falafel , miniwraps , bruschetas de pan negro casero, pan de queso y pita, los dejó igual , solo los combina distinto.

Este año la sumó la Box , un aditivo de practicidad , en cada cajita se combinan sabores, colores y texturas para ayudarte a presentar tu mesa y , al mismo tiempo, para que puedas llevarla al picnic al aire libre.




77 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo